Una canaria apañada, 8

Cesar_Tort_sun_on_back

El autor en
Gran Canaria, España



La decadente familia de Tere

Teresa no es hija única. Tiene dos hermanos: Jorge y José. En la isla conocí a uno de ellos, y Tere me hablaba mucho del bebé del otro. De los tres hermanos, apenas a sus cuarentas uno de ellos había procreado: un solo bebé en tiempos de mi visita. Según Tere, sólo hasta que su padre murió su hermano decidió reproducirse. Su renuencia a tener hijos había sido una vendetta por los maltratos que le habían infligido de chico: no quería darle nieto alguno a su (ahora difunto) padre.

El hermano que conocí era aún peor para la sobrevivencia de nuestra etnia. Al igual que Tere, tenía cero hijos. También conocí a su guapa esposa, güera y esbelta por cierto. Como muchos otros europeos, incluso en sus cuarentas esta pareja se niega y reniega a reproducirse.

Si Europa va a morir es precisamente por gente como la familia de Teresa. De hecho, esa familia es un paradigma perfecto para entender no sólo la decadencia de España, sino la decadencia de Europa en general. Es más que obvio que—la verdad que tanto enfurecía a Tere—si la Unión Europea deja de tener niños, se diluirán paulatinamente hasta su desaparición. Los advenedizos de etnias tercermundistas que emigran allá tienen proyectos muy distintos de nación. ¿No sería una máxima ironía que los moros reconquistaran España?

La decadencia de Europa se muestra en una comida que tuve con Tere, su hermano no reproductivo, y la anciana madre de ambos en un restaurante de Las Palmas. Este hermano tiene un buen puesto en el banco y vive en una zona privilegiada de la isla. (No donde vivía yo, en la zona de La Feria: al no contar con automóvil me parecía muy alejada de mi querida playa.) Con toda naturalidad, este banquero me informó que, como hobby, se dedicaba a viajar por todo el mundo; contándome sus aventuras en diversos países, incluyendo los de África. Desde los primeros días en la isla me enteré que unos amigos de Tere hacían exactamente lo mismo: en lugar de usar el dinero de sus muy bien pagadas profesiones para criar hijos, tenían absolutamente cero descendientes y en su lugar se dedicaban a viajes internacionales o a placeres inanes que no los comprometieran, en lo más mínimo, con el futuro de la civilización.

“Las naciones nacen estoicas y mueren epicúreas” escribió Will Durant sobre la Roma decadente que practicaba el infanticidio y no quería ya tener hijos. La Europa de hoy día padece un epicureísmo nihilista y se dirige inexorablemente a su dilución. No obstante, a diferencia de Tere estos canarios eran gente bastante amable; mucho más amables y sanos mentalmente que los capitalinos que a diario veo en la ciudad más grande de Latinoamérica. A diferencia de Tere, estos canarios no crujen sus dientes cuando escuchan hablar de la decadencia de Occidente. Hacen lo que hacen simplemente porque ese es el ethos que se ha puesto de moda en Europa occidental. Asimismo, y también a diferencia de Tere, sus amigos, familiares y vecinos que conocí no eran gente de ultra-izquierda. Una de sus vecinas incluso me escuchó hablar pestes de la inmigración negra y mora a las Canarias, y estuvo de acuerdo conmigo.

* * *

El 22 de julio de 2009 Tere entró súbitamente a mi habitación a echarme bronca. Había visto una entrada mía en que citaba a Fjordman, un bloguero noruego en el movimiento antiyijad. En la sala Tere había hecho una exclamación al ver, en su laptop, mi traducción de un pasaje de Fjordman antes de correr a mi habitación a confrontarme. Estoy prácticamente seguro que fue Tere misma quien posteó el comentario de “David”: un sockpuppet de Tere. Como refuté a Tere tanto en esa como en otras entradas, así como en mi blog en inglés donde Tere solía usar diversos sockpuppets cuando se regresó a Madrid, airada me replicó por mail:

“¿Acudirías tú a discutir y refutar lo que yo escribiera en mis blogs o en los foros en los que yo participara si tuviera el lujo que tienes tú de tener 24 horas libres para dedicarme a ello?”

En otras palabras: yo, quien eludía toda discusión política con Tere, era acosado en cuestiones de política. No podía decirle las cosas que digo ahora en esta misma entrada por temor a que me echara a la calle y quedara indigente. Pero si osaba responderle a sus airados sockpuppets en posteados de mis blogs, era yo, no ella, quien abusaba de la situación ¡por disponer de tiempo libre!

A la mencionada mujer que conocí en Las Palmas le conté mis desventuras con Teresa. Me dijo que Tere debía respetarme; que si la gente piensa distinto en cuestiones de política, simplemente se guardan las distancias, y que no debiéramos de cruzar la línea a la confrontación directa.

Recuérdese que era Tere quien conocía la dirección de internet de mis blogs y de mi canal de YouTube. Sin mencionarle lo que subía a internet, era ella quien encontraba mis entradas textuales o mis más recientes vídeos para, inmediatamente después, echarme bronca. Su intromisión fue tan patente que, como una mamá regañona, ¡me pidió que quitara los enlaces de mi página web a mis blogs! Me pidió eso en más de una ocasión. No le gustaba que hubiera nexo alguno entre mi activismo antisiquiátrico, cosa en que aparentemente estábamos de acuerdo, con mis ideas políticas.

Obviamente no los quité.

Por cierto, la frase de Fjordman que causó la ira de Tere cuando corrió a echarme la bronca es tan cierta que ya hay varios judíos en Francia que están huyendo del país. El caso es que el gobierno no los protege frente a los musulmanes. Ayer mismo leí una nota en Gates of Vienna: un americano fue asesinado en París hace poco por uno de esos salvajes. Además, Amsterdam y Rotterdam ya parecen más enclaves islamistas que ciudades europeas, y, como la familia de Tere, los nativos de esas tierras se diluyen cada vez más y más…

Europa ya no es Europa. Cada vez se parece más a lo que Fjordman llama Eurabia. Si Tere llega a los ochenta años quizá llegue a ver el hecho de que el noruego tenía razón.

Published in: on December 30, 2014 at 7:34 pm  Leave a Comment  

The URI to TrackBack this entry is: https://cienciologia.wordpress.com/2014/12/30/una-canaria-apanada-8/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: