Una canaria apañada, 11

Cesar_Tort_sun_on_back

El autor en
Gran Canaria, España



¡Se pasó de noche otro de mis libros!

El 7 de julio de 2009 Teresa me envió un mail desde Madrid con el encabezado: “¿No te das cuenta de que estás tirando piedras sobre tu propio tejado?” Y en el cuerpo del texto Tere me regañaba:

Después de toda la era Bush, con su apoyo a todos los aspectos (legales, educativos, etc.) de las tendencias más biologicistas y represoras de la psiquiatría, contra las que tanto lucharon los de MindFreedom y demás, cuando por fin llega al poder otro partido con unas ideas, aunque sea un poquito menos conservadoras, ¡vas tú y no haces otra cosa que denostarlo! ¡Me parece que estás errando el tiro!

En mi entrada anterior decía que Tere tenía la manía de reducir todo discurso político a la falsa dicotomía “O progresistas buenos o franquistas malos”. Ahora quisiera hablar un poco sobre otro de sus absurdos reduccionismos: el ver “buenos” a demócratas como Obama, y “malos” a republicanos como Bush respecto a las profesiones de salud mental.

En su mail Tere se refería a mi crítica en la blogósfera al estúpido discurso de Obama en el Cairo. Como siempre, Tere se salta todos los argumentos y descalifica al Otro en base a falsas dicotomías: los buenos y los malos. No voy a entrar aquí a un análisis de por qué rechazo tanto a Obama como a Bush, sino seguir analizando la mente de Tere.

En otra de las entradas de esta serie decía que Tere se pasó de noche la lectura del cuarto libro de mi serie, El retorno de Quetzalcóatl, si bien ella estaba de acuerdo con mis ideas antisiquiátricas. Pero he aquí que su mail muestra que Tere ni siquiera leyó con atención otro de mis libros, el segundo de mi serie, Cómo asesinar el alma de tu hijo. Si hay algo que se desprende de la lectura de ese blog/libro es que en Estados Unidos la siquiatría ya pasó por su etapa más negra, la cual ocurrió los primeros cincuenta años del siglo XX cuando se practicaba la lobotomía, el electroshock y otras barbaridades en mucho mayor escala que hoy día.

Creo que analizar a Tere en este punto es importante. A diferencia de El retorno de Quetzalcóatl, una demolición del relativismo cultural—ideología a la que Tere se suscribe—, mi blog antisiquiátrico que a Tere tanto le gustaba va en línea con lo que piensa. Pero aún así su ideología política obnubila su razón. En lugar de retener en su memoria la información de lo que digo en Cómo asesinar, el cielo bajo el que vive Tere es tal que en su mente se formó la gratuita idea de que las presidencias demócratas en Estados Unidos son menos represivas siquiátricamente que las republicanas.

¿Por qué Tere saca de su mente, cual conejo del sombrero de un mago, que la era Bush fue “de tendencias más biologicistas y represoras” en siquiatría? Lo más interesante del asunto es que ella misma me había dicho que acababa de salir un periódico de izquierda en España; y que ni aun allí—ni aun en la prensa de extrema izquierda—se criticaba a la siquiatría.

En una subsecuente entrada veremos un problema que Tere tuvo con la siquiatría: problema que le hizo temerle tanto a esa profesión como al mismo diablo. Por el momento basta decir que tanto por la experiencia directa en su país, como por la lectura de mi voluminoso libro, Tere tenía toda la información para percatarse de que la siquiatría es tan mala dentro de un gobierno de derecha como de izquierda; tan mala en la presidencia de Bush como en la de Obama; en la de Aznar como en la de Zapatero.

La patología de Tere y de sus correligionarios estriba, como siempre, en identificar el progreso liberal con las fuerzas de izquierda, y la represión, con la derecha. Eso es tan falso que incluso en tiempos de la Unión Soviética (“de izquierda”) se usaban más las drogas siquiátricas para reprimir a la población rusa que en las naciones democráticas (“de derecha”). Siquiátricamente hablando, en la vida real, no en el mundo de fantasía en que vive Tere, los Estados Unidos bajo Obama son tan represores como los años de Reagan.

Así que ni siquiera en el tema que le interesa, la siquiatría, Tere es capaz de ver las cosas con objetividad: como quedó demostrado en el mail que me envió.

Published in: on December 30, 2014 at 7:30 pm  Leave a Comment  

The URI to TrackBack this entry is: https://cienciologia.wordpress.com/2014/12/30/una-canaria-apanada-11/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: