Una canaria apañada, 1

Cesar_Tort_sun_on_back

El autor en
Gran Canaria, España



Es increíble las cosas que uno hace para salir del apremio económico. A raíz de la tragedia ocurrida en el hogar, el tema central de mis Hojas susurrantes, me quedé sin profesión u oficio. Por correo electrónico, el año pasado, una mujer que nació en la isla Las Palmas de Gran Canaria llamada Teresa me propuso que me casara a fin de obtener permiso de trabajo en España. Aunque posteriormente no se hizo lo del matrimonio, y aunque jamás hubo el menor roce romántico entre nosotros, Tere inició unos trámites para que, con el tiempo, obtuviera permiso de trabajo en su país. Dado que, según creí a primera instancia, era una ayuda altruista yo acepté para librarme de la herencia familiar, y poder por fin publicar mis Hojas susurrantes en que denuncio a mi familia.

Bueno: esa era al menos la idea idealista con la que emprendí el viaje a la Gran Canaria. Ni Tere ni yo sospechamos que en 2008 y 2009 la crisis económica se fuera a agravar durante mi estancia. Miles de ciudadanos canarios perdieron su empleo. Ya podrá imaginarse cómo estaría yo sin los debidos papeles de trabajo. Y en esas circunstancias radiqué diez meses en la maldita isla en que Tere me presionaba para que buscara trabajo…

Por otra parte, gracias al desempleo descubrí un mundo. Utilicé esos largos meses para leer montones de artículos de la blogósfera sobre la islamización de Europa y aún sobre la futura extinción de la raza blanca de continuar las suicidas tasas de natalidad. Como en mi cándida ingenuidad hablo de mis lecturas, cometí el error de decirle a Tere que me había involucrado en el movimiento antiyijad; esto es, el movimiento de la blogósfera preocupado por la islamización de Occidente.

Qué error… En los meses en que viví en su departamento sin poderme salir por falta de trabajo y dinero, Tere me acosó con telefonazos, mails y, cuando visitaba Gran Canaria (ella trabaja en Madrid), incluso personalmente.

Tere es una persona que no tiene insight o discernimiento de lo que habita en su alma. Desde los primeros días en que llegamos a la isla presencié cómo abordaba a las empleadas de las tiendas con preguntas malhumoradas. Como toda persona disociada, cuando la confronté por su conducta replicó que nosotros, no ella, éramos los piel delgada. Que ella simplemente es apasionada y que la gente malentiende sus pasiones. En sus diversos mails del 20 de agosto de 2009 me dijo que su forma de ser formaba parte de su “naturaleza siempre crítica y cuestionadora”. También me escribió:

“Es verdad que yo puedo ser muy vehemente o apasionada en mis discusiones, cosa que algunas personas malinterpretan como irritación o enfado”.

En estas entradas sobre Teresa veremos qué fueron en realidad las “malas interpretaciones”, y por qué considero su caso un paradigma perfecto para entender el suicidio de Occidente en general y de Europa en particular.

Published in: on December 30, 2014 at 7:43 pm  Leave a Comment  

The URI to TrackBack this entry is: https://cienciologia.wordpress.com/2014/12/30/una-canaria-apanada-1/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: