Cuentos de ciencia-ficción para pubertos

La salud física y mental de Hubbard se deterioró con los años. Hoy día muchos de sus fieles aseveran que la mayoría de las enfermedades son psicosomáticas y que pueden tratarse con auditación. Pero Hubbard padeció de las más diversas enfermedades. En los años sesenta sufrió periódicamente de neumonía; en 1965 tuvo que guardar cama y otra vez en 1967 por abuso de sustancias. La artritis, su úlcera y la conjuntivitis nunca dejaron de aquejarle. En 1978 Hubbard sufrió un segundo ataque de corazón. Kima Douglas, su médico oficial de 1975 a 1980, reconoció la mala salud de Hubbard a lo largo de esos años. En 1975 Hubbard tuvo un leve ataque de embolia en Curazao. David Mayo, entonces su brazo derecho, cuenta que en 1978 le impresionó verlo prácticamente en estado de coma. Su cabello pelirrojo se había vuelto blanco y Hubbard mismo se quejaba de impotencia sexual: algo que atestiguan las mujeres a quienes sedujo. La iglesia mantiene como una de sus doctrinas centrales que los estudiantes que llegan al nivel de tetanes operativos tienen el poder de “postular”, esto es, de lograr lo que necesiten del mundo externo. Pero como en todas las sectas que prometen el desarrollo de poderes paranormales, ni siquiera el creador de Cienciología poseyó tal poder.

A piece of blue sky de Jon Atack concluye: “Hubbard fue un mezquino sádico y un paranoide sediento de poder” al que llama “oportunista, arrogante, egomaníaco amoral” y “un fabulista mesmerista: un mitotero de cuentos y conjuros”. Estas son palabras muy duras. No obstante, es cierto que, cuando de joven coqueteó con el ocultismo de Aleister Crowley, Hubbard se interesó por la hipnosis o mesmerismo. Atack también le llama “plagiario cabal” aunque omite señalar que Hubbard hizo exactamente lo mismo que su inmediata predecesora, Mary Baker Eddy, quien jamás le dio el crédito de su supuesta ciencia al doctor Quimby. “Muy poco”, afirma Atack, “si es que algo del trabajo de Hubbard fue original”. En el nuevo siglo algunos sitios web usan palabras aún más duras sobre Hubbard y su iglesia. Algunos comparan a las metas globales de Cienciología con la distopía de Orwell. La primera impresión que me llevé al surfear esos sitios es que los apóstatas se habían pasado de la raya. Pero una vez que leí los textos de Hubbard no pude dejar de notar la similitud con el apéndice de 1984, “Los principios de nuevahabla”.

El objeto de la nuevahabla es producir un lenguaje compacto y contundente con fines de control mental. Pensemos en las expresiones cienciológicas “out of tech” y “out of admin”: violar las reglas de Hubbard sobre auditación y administración. Es imposible no ver paralelos orwellianos en palabras como Ingsoc, avanzado socialismo inglés, o Minipax, diminutivo del Ministerio de la Paz (en realidad: el Departamento de la Guerra). Algo similar puede decirse de la fascinación de Hubbard con las siglas.

La frase con la que abre un libro de texto que se les enseña a los estudiantes en el siglo XXI dice: “Una civilización sin demencia, sin criminales y sin guerra: esta es la meta de Dianética”. Si tal fuera de verdad la meta, lo primero que haría la iglesia sería denunciar a Hubbard. Un ejemplo de demencia son sus mismas palabras: “Sé con certeza dónde he estado y quién he sido en los últimos 80 trillones de años”. También llegó a afirmar que, sin engramas, el individuo OTmás avanzado es inmortal, omnisciente y omnipotente: nivel búdico que es posible alcanzar con sus enseñanzas. La religión hubbardiana es una mezcla de ideas budistas, sicología pop, curaciones new age y, en los cursos más avanzados, cuentos de ciencia-ficción para pubertos.

Portada de octubre
de 1950 de Fantastic Adventures
que contiene una historieta de Hubbard

Cienciología es una cosmología gnóstica, simplificada y tecnicalizada para la masa; y la dianética, una vulgata del sicoanálisis para la mentalidad norteamericana del do it yourself. Si la religión ha sido capaz de atraer a celebridades como Tom Cruise, John Travolta, Chick Corea, Isaac Hayes, Milton Kastelas y otros es simplemente porque, como la mayoría de las estrellas de cine, son gente de mediana inteligencia.

Hubbard fue el único legislador y el pontífice absoluto en su iglesia. Después de su muerte su palabra escrita es considerada ex cátedra por los fieles. Duele ver que los cienciólogos metan a sus hijos “al estudio de la tech”. Me recuerda las escuelas coránicas repletas de pequeños niños en los países fundamentalistas. Hubbard fue el profeta de los cienciólogos, el “más grande humanista de la historia” que vivió y renació desde los evos para salvar a la humanidad con sus liberadoras enseñanzas (calca posmoderna de lo que los budistas creen de la reencarnación del Buda salvador). En Cienciología se usa una S mayúscula, de la palabra inglesa Source, La Fuente, para designar a Hubbard como los creyentes en la providencia usan una D mayúscula al escribir Dios. Cuando di conferencias sobre siquiatría en los auditorios de la iglesia, un busto de Hubbard tuvo, por fuerza, que acompañarme al lado. He llegado a ver estos bustos en los hogares de los cienciólogos más beatos.

En la Iglesia de Cienciología jamás ha habido un cuerpo democrático ni una iglesia particular con verdadero poder. Tampoco hay periódicos publicados por la iglesia misma sobre sus muchas actividades, y a los cienciólogos se les hace creer que es malo leer los periódicos del mundo wog. “Si algo ha aparecido en el periódico es falso”, sentenció Hubbard. Rara vez se enteran de los escándalos en que se ha visto involucrada la iglesia: como el encarcelamiento de los diez oficiales, incluida la esposa de Hubbard, cuando la Guardian Office infiltró las oficinas del gobierno estadounidense. Cuando Jon Atack era un devoto cienciólogo, por nueve años no oyó media palabra del juicio que llevó a la esposa de Hubbard a la cárcel, a pesar que fue nota de escándalo en los medios norteamericanos.

Parafraseando al villano Darth Vader, Ron Hubbard Jr. decía que su padre se había basado en “el lado oscuro de la fuerza” para desarrollar su tech. Aunque la comparación es fantasiosa, la gente que conoció al primogénito de Hubbard tiene la impresión de que éste trató toda su vida de escapar de la cárcel mental que su padre había construido para él y su familia.

Advertisements
Published in: on May 18, 2009 at 5:10 pm  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://cienciologia.wordpress.com/2009/05/18/pubertos/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentLeave a comment

  1. Estimado y valiente César:

    Aquí tocas un tema que hasta ahora había observado casi inexistente en la inmensa mayoría de las críticas a la Cienciología (soy un apóstata de esa Empresa Transnacional norteamericana con forma de religión y ex-miembro del personal -staff- de una Iglesia Europea). Ese tema es el de la fuerte y peligrosa tendencia totalitaria de la Iglesia de Cienciología, tanto a nivel organizativo interno, como en su concepción político-social (ya que tienen las organizaciones cienciólogas aspiración declarada de dirigir los asuntos políticos y sociales del mundo).

    En los escritos recogidos en los cursos de “Administración”, tales como la famosa directiva administrativa “Mantener Cienciología funcionando”, se muestra un profundo desprecio hacia todo valor democrático, en aras de una “dirección” ejercida por la élite “más capaz”, que emparenta a la perfección cuando profundizas su concepto de “capaz” casi con el propio nazismo y sin “casi” con todo tipo de fascismo.

    La altísima peligrosidad potencial de Cienciología no es sólo personal, individual, sino social y política a mi entender y según mi experiencia personal. Tanto la estructura de sus organizaciones, como su modelo de sociedad (basado en su organigrama de 9 divisiones), es de corte claramente dictatorial, lo que unido a muchos de sus postulados sobre el hombre y la sociedad, le convierte en un movimiento muy similar al nazismo en diversos aspectos, entre los que destaca su desprecio por los sentimientos de compasión hacia el sufrimiento y la vulnerabilidad ajenas, que hace de los cienciólogos veteranos y “entrenados” personas frías, sin empatía y terriblemente crueles. Los sentimientos humanos, son denostados y erradicados en sus “élites”, entre los que están los miembros del “staff” de sus organizaciones.

    Eso abre una vía muy eficaz e interesante para recuperar y rescatar de sus garras a gente como tu hermano, que fue eficaz conmigo, por ejemplo. Podemos si lo deseas, escribirnos con calma sobre el particular. Si es así, espero me des algún medio de contacto mutuo.

    Un fuerte abrazo y te felicito de corazón por tu labor.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: