Un niño precioso

El más nefando pecado de Hubbard fue haber atormentado a niños pequeños: secuela de lo que le hicieron de niño. El barco de Hubbard, pintado de blanco inmaculado, era considerado por sus adeptos el lugar más cuerdo del mundo. Pero quienes no pertenecían a la tripulación ignoraban que el Apollo contaba con calabozos.

En 1967, por orden de Hubbard, Tony, un niño travieso de cuatro años, fue encerrado casi dos días en la cámara de la cadena: un lugar oscuro, lóbrego y maloliente que debió parecerle a Tony el interior de la nave de Alien. Tony se encontraba “fuera de ética”: había caído de la gracia de Hubbard. Su madre, una ferviente ciencióloga, había confiado a su pequeño a la Org del Mar y cuando visitó el Apollo se horrorizó al ver que su hijito estaba encerrado en el calabozo. Los oficiales le explicaron a la mamá que el niño de cuatro años “era un tetán muy viejo con un cuerpo joven” y que “no se le debía permitir usar su joven cuerpo para inspirar compasión”. El siguiente año Hubbard ordenó que una niña fuera encerrada en el calabozo. Esta vez el castigo duró una semana. Los testimonios sobre estos sucesos provienen de ex cienciólogos que vivieron en el Apollo: John McMaster, John Ausley y otros.

Ausley cuenta que Hubbard tenía a su disposición un bravucón llamado Otto Roos, quien se encargaba de castigar a los niños y adolescentes del barco. Cierta ocasión Roos agarró a un chico por osar dormir cuando supuestamente debía trabajar y lo dejó caer, dormido, desde una altura de aproximadamente metro y medio. En palabras de Roos mismo: “La severa disciplina inició en septiembre de 1967, cuando la condición de no existencia fue acompañada por la penalidad de privación de comidas”. “No existencia” es otro de los estados pecaminosos que, en la Org del Mar, requiere de acción disciplinaria (los otros grados fueron mencionados en capítulos anteriores). Que Hubbard ordenaba directamente el encierro de niños en la cámara de la cadena fue atestiguado, además, por una de sus ninfetas mensajeras, Tonja Burden. En 1974 Tonja tenía trece años cuando trabajó para el comodoro. Años después, en una declaración jurada Tonja escribió: “Vi a un niño mantenido ahí por treinta noches llorando y suplicando que lo sacaran” (debido a sus declaraciones Tonja sería sometida a la Política de Caza Legítima de la iglesia). En otra ocasión Hubbard le pegó a un chico hasta doblarlo. Según cuenta la misma Kima Douglas:

Dos veces lo vi físicamente violento. Le dio un manotazo a un niño que le había replicado y lo abofeteó en la cara con la mano abierta. Lo noqueó cayendo a sus pies.

A pesar que le envié por correo electrónico a Germán testimonios de este tipo, es alarmante ver cómo él y sus correligionarios se niegan a ver al monstruo que habitaba en Hubbard. Duele horrores que mi hermano lo vea como Hubbard se describía a sí mismo. En su artículo de 1965, Mantén funcionando a la Cienciología, Hubbard escribió: “No hay grupo más ético en este planeta que nosotros”. Un eslogan publicitario de los años ochenta, cuando Hubbard aún vivía, decía que la iglesia era “el lugar más amigable del mundo”. Este tipo de crueldades y declaraciones en que se dice exactamente lo opuesto a un público infantil que se lo traga todo es un conocido patrón entre sectarios y políticos. El duelo sano de la víctima implica escribir epístolas acusatorias al abusivo progenitor, como la carta al padre de Kafka; o aún mejor, el autoanálisis de John Modrow. Cuando se elude el duelo la víctima se ve compelida a repetir el vapuleo en la siguiente generación de hijos. Al igual que muchos otros gurús, Hubbard desplazó su ira contenida no sólo hacia sus hijos, sino hacia otros niños. No todos los cienciólogos sabían que en el Apollo se castigaba a niños en calabozos. Bent Corydon confiesa que, de haberlo sabido, se habría confundido sobremanera.

Un caso que escandalizó a la opinión pública fue el de la adolescente Susan Meister. Aparentemente Susan se dio un balazo en la frente a bordo del Apollo, aunque su padre siempre afirmó que había sido asesinada. Hubbard no se cansó de reiterar que cuando alguien hace este tipo de acusaciones eso significa que el denunciante, no la iglesia acusada, está cometiendo un crimen. (Yo mismo escuché esta doctrina en boca de un patrocinador de CCHR cuando me darían una iguala mensual por mis servicios de asesor externo.)

El pequeño Ron
con sombrero de marinero

Las fotografías de Hubbard de pequeño lo muestran muy gracioso. Sus padres socavaron la autoestima del precioso niño que, de adulto, se metamorfoseó en su antítesis. Su técnica le sirvió para mantener enterrada su cabeza en la arena y no cobrar conciencia de las aberraciones de su crianza, o para usar su lenguaje, de sus enturbulaciones. Incluso en sus novelas de ficción, como en Final blackout, el personaje déspota llamado Lugarteniente parece ser el alter ego del Hubbard adulto.

El mantra que Hubbard y sus epígonos repiten como loros es que, como la “tech” es infalible, quien ose cuestionarla sólo está tratando de esconder sus crímenes. Esto no sólo es lenguaje cifrado de la manera como Hubbard fue maltratado de niño, sino de cómo los cienciólogos de hoy día fueron tratados en sus infancias o adolescencias.

Para acceder
a los capítulos finales
pulsar aquí
.

Published in: on May 18, 2009 at 4:53 pm  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://cienciologia.wordpress.com/2009/05/18/precioso/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 CommentsLeave a comment

  1. Muy bueno tu trabajo, me asombra de sobremanera que gente pueda estar vinculada en estas cosas y lucre con la fe de la gente.

    ¡Ojala pronto puedas recontrarte con tu hermano!

    ¡Saludos!

  2. Esto de la ciecniologia me da escalofrio :S


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: