“¡Ouch!” dijo el tomate

Los cienciólogos con quienes trabajé se autodenominan cazasiquiatras.  En una ocasión unos cazasiquiatras y yo fuimos invitados a una comida en un lujoso restaurante del Camino Real, donde el Secretario de Salud de México pronunció un discurso. En la mesa en que me senté todos, salvo yo, eran cienciólogos. Durante la comida les dije que, dado que en los rastros mexicanos se mataba a las vacas de manera horrenda, no comía carne todos los días y que prefería verduras. Una ciencióloga me informó que los vegetales también sufrían. Le dije que eso no era posible debido a que las verduras no tenían sistema nervioso. La cazasiquiatras replicó que Hubbard había demostrado con su e-metro que los jitomates sufrían al rebanarlos.

Cómo puede sufrir el acéfalo tomate queda en el profundo misterio. Pero incluso antes de estos experimentos Hubbard ya había afirmado que el óvulo humano recién acabado de fecundar registra eventos traumáticos.

Hubbard “demostrando”
que los jitomates sienten dolor

Menciono estas anécdotas para confesar que, a lo largo de mi trabajo en CCHR, tuve que hacer un gran esfuerzo de contención. No me fue posible proseguir en términos racionales una discusión como la de los tomates sufrientes porque eso habría significado contradecir al mismo Hubbard, y no quería perder la iguala que recibía de ellos.

En la actualidad existe una empresa de la iglesia llamada Narconon, basada en la “tech” de Hubbard para la rehabilitación de adictos. En las revistas para los fieles pueden verse fotografías de las enormes residencias de Narconon en Estados Unidos, España, Suiza, Alemania y Suecia. Narconon cobra grandes sumas de dinero vendiendo la idea que las adicciones se curan con megadosis de vitaminas y baños sauna. Aún haciendo caso omiso de este curanderismo, el caso de José Andrés Arriola, un conocido mío, me enfureció: Narconon quería cobrarle a un hombre al borde de la indigencia más de $10,000 dólares. En medicina real, le dije a la entonces presidenta de CCHR México, los médicos que retiran las drogas siquiátricas, como las que tomaba Arriola, lo hacen por una fracción de esa cantidad de dinero.

Antes de que trabajara formalmente con ellos discutí con un joven cienciólogo sobre Narconon. Me impresionó que el estudiante nada supiera de los miles de dólares que cobran ahí. Ni sabía que, el mismísimo 11 de septiembre de 2001, algunos maestros de Cienciología afirmaron en sus clases que quienes murieron en las Torres Gemelas “estaban PTS”, es decir, que las víctimas generaron psíquicamente su muerte. (Los cienciólogos hispanohablantes siempre usan la sigla de Potential Trouble Source, concepto que traducido al vernáculo podría definirse como una persona problemática a causa de otra constantemente abusiva.)

Aunque nunca he pertenecido a la iglesia, a principios de 2006 me invitaron a una conferencia exclusiva para cienciólogos impartida por un oficial estadounidense de la Organización del Mar. El conferencista habló en inglés y contó con traducción simultánea. Jamás se me olvidarán las expresiones del público (¡Guau! ¡Tsss! ¡Qué barbaridad! ¡No! ¡Hijo!) ante las más descabelladas teorías del conferencista sobre la conspiración del 11 de septiembre. En una conferencia secular y abierta siempre se oyen voces disonantes del público. En cambio, los cienciólogos presentes estaban en estado de regresión transferencial ante una figura parental. La llamada Organización del Mar es la más poderosa “org” de la iglesia, y sus representantes, en sus folclóricos uniformes seudo-navales con cadenas y ornamentos son vistos como figuras de autoridad. (Seudonavales, digo, porque en realidad trabajan en tierra y no han sido instruidos profesionalmente en el saber marítimo.) Al igual que Miscavige, el conferencista declaró que su iglesia debe alcanzar los 6.5 mil millones de humanos en el planeta, es decir, convertir a la humanidad entera a la fe de Hubbard. También contó la historia que en 1930 unos espías de Stalin le ofrecieron un puesto de control mental a Hubbard, el cual, por supuesto, rechazó. Los rusos se vengaron robándole a Hubbard su supersecreto texto Excalibur: uno de los típicos cuentos chinos que contaba Hubbard. Pero lo que llamó mi atención en esa conferencia de adultos en estado de abyecta regresión fue la expresión “¡Malditos!” que escuché detrás de mí ante el “robo” comunista.

Como dijo la esposa de Hubbard en el epígrafe que puse al inicio de la carta a mi hermano, quienes han caído en sectas no quieren pensar: entregan el mando de sus vidas para que otros piensen por ellos.

LLEGAMOS a la pregunta fundamental: ¿Puede una seudociencia vencer a otra? En 2005 Cienciología y CCHR salieron a la vista pública debido a una discusión televisada entre Tom Cruise y Brooke Shields. Cruise es cienciólogo y Shields cree en la siquiatría. En la prensa norteamericana mucha polémica causó el consejo de Cruise a Shields de tratar su depresión con vitaminas: la receta de Hubbard. El notorio debate televisivo me recuerda el comentario de un wikipedista de que “los siquiatras y los cienciólogos son como dos tribus rivales de Neandertales arguyendo sobre cómo reparar un radio”.

Innumerables veces he presenciado que los miembros de CCHR culpan a las drogas siquiátricas de la perturbación mental. La hipótesis es en extremo absurda si tomamos en cuenta que esas drogas fueron creadas en los años cincuenta del siglo XX, y los trastornos mentales han acompañado a la humanidad desde siempre. Pero volvamos al consejo de Cruise a Shields. Muchos cienciólogos siguen a pie juntillas el consejo de Hubbard de tratar infinidad de achaques con vitaminas. He conocido varios curanderos que siguen el consejo megavitamínico de Hubbard, incluyendo médicos de profesión. En los volantes de dos cienciólogos mexicanos, el doctor Juan Carlos Soto y su esposa Marcela, puede leerse: “Trastorno de Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDA) son trastornos en el que el aspecto metabólico es determinante”. La literatura de la iglesia ostenta que Thomas Szasz, un intelectual de renombre internacional, fue cofundador de CCHR. Pero los cienciólogos leen a Hubbard; muy rara vez leen al “wog” Szasz: quien jamás tuvo poder alguno en la organización como tampoco lo tuve yo en México. A los no cienciólogos los fieles de Hubbard nos llaman raw meat, homo sap y especialmente wogs. El punto es que Szasz, el abuelo del movimiento antisiquiátrico y supuesto cofundador de CCHR, nunca endosaría el disparate biologicista que aparece en el volante de los Soto: que en la hiperactividad infantil y el TDA “el aspecto metabólico es determinante”. En otro de los volantes puede leerse que la pareja de cienciólogos usaban “el complejo B 50 en el tratamiento de la esquizofrenia, una enfermedad de origen bioquímico”. El pronunciamiento es similar a la postura de la siquiatría, que culpa al cuerpo de las perturbaciones del espíritu, ignorando el modelo del trauma de los trastornos mentales. En toda la literatura que he leído de CCHR International no hay una sola línea que hable del modelo del trauma: algo muy irónico si tomamos en cuenta que la iglesia aborrece al materialismo y parte de una visión mentalista o espiritualista del ser humano. En vez de estudiar los aspectos morbógenos en la dinámica familiar que causan las conductas del niño hiperactivo, el modelo médico que siguen los cienciólogos se basa en alegatos no probados sobre el efecto de la glucosa y las alergias en las perturbaciones emocionales de la población joven. En otras palabras, análogamente a la siquiatría los cienciólogos usan un modelo biologicista para eludir el universo emocional del niño. La única diferencia es que, a diferencia de las vitaminas que recetan, las drogas siquiátricas son dañinas. Pero el colmo fue un caso que me remitió Jenny Alcalá, quien fuera la directora de CCHR Monterrey: clarísimo ejemplo de violencia física del marido hacia su esposa e hijos, según testimonió una familiar. ¡Frente a tal testimonio, Jenny declaró que los alimentos altos en azúcar podían ser los responsables de la mala conducta de uno de los niños maltratados!

Muy aparte del biologicismo que comparten siquiatras y cienciólogos, es divertido notar que, en casos de obvia toxicidad como el tabaquismo, muchos cienciólogos no parecen advertir peligro alguno para la salud. La siguiente es otra viñeta personal. Parte de mi trabajo en CCHR era un constante activismo público de denuncia de la siquiatría. En noviembre de 2005 asistí a una mesa redonda sobre siquiatría en una dependencia del gobierno mexicano. Me encontré al doctor Soto y a su esposa Marcela. Aunque fumar es ilegal en edificios públicos, una participante de la mesa pidió permiso al burócrata que presidía la mesa y le fue concedido. Otras mujeres sacaron cigarrillos de sus bolsas para fumar, incluyendo Marcela. Cuando me quejé por el humo que me hicieron respirar, Marcela me increpó alegando que fumar “no les causa cáncer a todos”. Aunque el tema de la mesa era la siquiatría, la ciencióloga me retó a una discusión sobre tabaquismo mientras su marido médico callaba.

Fiel a mi táctica de, por temor de perder mi iguala, no contestarles al momento sino investigar las conductas de cienciólogos que me irritan, al día siguiente leí algo interesante. Resulta que Hubbard fumaba de tres a cuatro cajetillas diarias de Kools, y que los cienciólogos avanzados creen que el cáncer es causado por “tetanes corporales”: espíritus que habitan nuestros cuerpos. (Los cienciólogos hispanohablantes traducen Thetan como Thetán pero a la th pronuncian como t;por razones fonéticas le quito la letra h.) Hubbard, el escritor de ciencia-ficción, quizá sacó la idea de estos tetanes o alienígenas parásitos de la novela de uno de sus colegas, The mind parasites de Colin Wilson. Otra posibilidad, como dije más arriba, es que la haya sacado directamente de Alfred William Lawson. Sobre el cáncer, en el Volumen I de The technical bulletins of Dianetics and Scientology Hubbard escribió: “La leucemia es evidentemente psicosomática de origen y al menos ocho casos de leucemia han sido tratados exitosamente con dianética una vez que la medicina tradicionalmente [sic] se ha rendido”. Además de lo fantasioso de la afirmación, una vez más es notoria la descuidada sintaxis con que Hubbard escribía.

En 1986, el año en que Hubbard murió, la Organizaciones de Naciones Unidas publicó un reporte que incluía las quejas de varios grupos en materia de derechos humanos, especialmente de CCHR. El inciso (e)del reporte, redactado por cienciólogos, dice: “El uso de toda droga, sea de calle o farmacológica, debe discontinuarse”. Los cienciólogos dicen que no toman drogas. El caso más extremo que conocí fue el de Jorge Castro, un empleado de CCHR que le pidió a su dentista que no le aplicara anestesia ¡al realizarle una endodoncia! Prohibir todas las drogas es absurdo si tomamos en cuenta que hay enfermedades que producen achaques tan dolorosos que lo más humano es tratarlas con opiácios (no toda la gente llega al masoquismo de un Castro). Ese mismo año de 1986 CCHR emitió un reporte para el Congreso Internacional sobre la Ley y la Psiquiatría, en que la organización hizo otra insólita declaración: “La mayoría de los asesinos famosos y genocidas son producto de la siquiatría y de las profesiones de salud mental”.

Este tipo de declaraciones, tan patentemente absurdas y a la vez tan arraigadas en la iglesia, a veces me hacen temer que la labor de CCHR es contraproducente para la causa antisiquiátrica. No obstante, y a pesar de mis desesperantes experiencias con cienciólogos, no me avergüenza haber trabajado con ellos. Más bien: debiera avergonzarle al mundo secular el hecho que, durante una difícil etapa en mi vida, no tuviera otra opción de trabajo.

Published in: on May 18, 2009 at 6:01 pm  Comments (9)  

The URI to TrackBack this entry is: https://cienciologia.wordpress.com/2009/05/18/ouch/trackback/

RSS feed for comments on this post.

9 CommentsLeave a comment

  1. Hola, no soy muy letrada, pero tengo algunos amigos cienciologos y han tratado de que me meta en la Iglesia. Aunque no han insistido, en verdad. Me gusta el libro sobre Dianetica, creo en algunas cosas y me parecen interesantes algunos razonamientos, pero a su vez me parecen tan basicos algunas explicaciones, que no lo encuentro para nada cientifico.
    Por otra parte, la actitud de muchas personas Cienciologas me parece contradictoria. Además, algunas se creen que son la ultima cocacola del desierto, por decir que se sienten mejores que los demás, actitud de las personas que pertenecen a sectas o grupos espirituales o cualquier otra cosa.
    También me parece absurdo lo de la auditación, que uno tenga que confesarse hasta que te sacan de ti tus secretos, no me gusta, y además con personas que ni siquiera tienen experiencias.
    Así que no creo en los cienciologos

  2. Hola he estado leyendo tus escritos sobre la cienciología que me parecen muy interesantes. Me intereso el tema debido a que estoy estudiando psicología y había leído que los cientólogos estaban en contra de la psiquiatría y psicología; y quise averiguar el por qué de ello. Pienso igual que tú en que Hobbard era un hombre con muchos traumas y todo lo quiso expresar en su doctrina. Expone cosas demasiado absurdas para mi gusto. Y creo que se debe aplicar lo que se dice, bueno aunque no siempre, y es obvio que su doctrina no sirve. Bueno deseo que aunque convivas con ellos no te vuelvas uno de ellos.
    Acerca de lo del tomate creo que las plantas si sienten pero no de esa formas, mas bien si necesitan agua u otras formas. Pero debemos consumirlas, por eso estan aqui.
    Bueno me despido, cuidate y sigue escribiendo como ahora

    • No te preocupes. Ya desde hace tiempo que renuncié a mi trabajo con ellos. Y por haber publicado mi e-book, incluso mis amigos cienciólogos ya no contestan mis mails.

      Un saludo,

      CT

  3. Hola CT
    Felicidades por el valioso trabajo de redaccion.
    No cabe duda que los cienciologos son gente muy confundida, por no decir otros adjetivos calificativos.
    Un saludo muy grande.

    Annia Lilith

    • Bueno, yo fui staff de Cienciologia por un tiempo, sali de ello antes de terminar el contrato por las cosas alocadas que encontre, aparte de la mala paga. Es cierto que hay cosas que no comparto, pero hay otras que vi funcionar muy bien, pero aun asi, poniendo en balanza el asunto, decidi irme. Entre las cosas alocadas que observe, cito a la ayuda para los dolores de muelas. Estas consistian en seguir la orden de un auditor, el cual me decia: pon el dolor de muelas en la pared. !Pon el dolor de muelas en el techo!. No pude hacerlo y no me imaginaba a una pared con un dolor de muelas. Tuve que ir al dentista pues esa ayuda fracaso rotundamente. Dios mio, cómo puedo poner mi dolor de muelas en un objeto? Si lo descubren por favor díganmelo.

  4. Hola C.T.: esclarecedor tu aporte a la red,aquí van algunas frutillas para esta ensalada de frutas que es la dianética:-casi todos los que somos vegetarianos por motivos filosóficos sabemos que los vegetales también tienen sensibilidad pero es una falacia simplista igualar el sufrimiento de un tomate al de un animal que solo busca justificar la incapacidad para dejar de comerla; es más honesto decir la como porque quiero y no poner justificativos. De cualquier forma no se es vegetariano unicamente por el sufrimiento de los animales, sinó porque la vibración personal ya no permite ese alimento,la persona ya no lo desea. Con respecto a esta “reliciencia” es un lindo cocktail de verdades a medias, plagios y control mental, fórmula que siempre ha dado buenos resultados.Lamento informarte que su capacidad de adaptación es asombrosa y ya creó un movimiento llamado grupo elron que mezcla todos los conocimientos metafísicos, el contacto extraterrestre y el espiritismo, en el cual el Sr.R.Hubbard es espíritu guía de uno de sus miembros encumbrados. Aunque este grupo no tiene aún el poder económico de la cienciología y no es reconocida su conexión las similitudes son sorprendentes. Muy interesnte el concepto de antisiquiatría de tu libro.

  5. Es cierto, ese grupo Elron esta en Argentina me parece, su director es Jorge Olguín y él dice que en vida pasa fué primo de Siddharta y en otra encarnación fue Juan el Evangelista!!! uno de los apostoles de Jesús! jajaja…. y el tipo cobra más de 200 dolaritos la consultita, menos mal que ellos son una organisación para “servicio” y que su trabajo es “sin ánimo de lucro” hasta en eso pueden ser tan descarados, si con esta “aclaración” la gente cae y les suelta la plata es porque verdaderamente es estúpida no hay otra palabra…

  6. Hola¡! Me da gusto encontrar información respaldada acerca de lo incongruente de esta secta, un amigo muy cercano estuvo en el staff pero salió, aún así sigue siendo cienciologo y aunque dice estar encontra de muchos cienciologos esta de acuerdo con dianetica y la bola de libros que escribió este señor, me preocupa porque aunque mi amigo se salió “a medias” de eso, he visto las reacciones que tiene cuando yo le digo algo he leí o encontré y no son las mejores, se pone a la defensiva y sigue defendiendo esa seudociencia así que lo que opte por hacer es acompañarlo, estar en las conferencias y preguntar muy inocentemente de la información que he encontrado pero como sí fuera mía así he podido un poco que mi amigo vea algunas cosas y es lo que más me ha funcionado, se podría decir que estoy de infiltrada en la organización pero de verdad son personas enfermas de poder e ignorantes, por favor sigue escribiendo y dando más datos que me ayuden a enfrentar veladamente a estas personas, gracias


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: